martes, enero 17, 2012

Pasífae y el toro (I)

Pasífae y el toro, J. Romero (1994), Plumilla y lápiz de color
Cuentan (entre otros, Apolodoro en el libro III, 1, 2-3 de su Biblioteca mitológica) que, cuando Minos reclamó para sí solo el trono de Creta a sus hermanos Sarpedón y Radamantis, pidió a los dioses una señal que mostrara su aquiescencia y, tras hacer un sacrificio a Posidón, éste hizo salir del mar un espléndido toro que el nuevo rey debería ofrendarle más tarde. Era tal el porte del animal y tanta la soberbia de Minos que enseguida quiso desentenderse de su compromiso. Como castigo, el dios del mar hizo enloquecer al toro y también a Pasífae, hija de Helio y esposa de Minos, en la que inspiró un deseo irresistible por yacer con la bestia. Lo buscaba ella entre la vacada esperando el momento más propicio para el ayuntamiento, sin embargo  no encontraba cómo dar curso a su lascivia. Recurrió entonces a Dédalo, el genial artífice ateniense que había llegado a la isla desterrado de Atenas por la muerte de su sobrino Talo. El artista  fabricó una vaca de madera tan semejante a las reales que a todos confundió y que, ahuecada como estaba, permitía a la reina colocarse en la posición más apta para recibir el ansiado embate. La monstruosa cópula tuvo lugar, y de la disparatada unión nacería el monstruo llamado Minotauro, mitad hombre, mitad toro.
Los episodios del mito fueron recogidos en el arte clásico de distinta manera.
Pasífae y el bebé Minotauro, kylix ático del s. IV a. C., Bibliothèque Nationale, Paris

Dédalo presentando a Pasífae la vaca de madera y Pasífae introduciéndose en la vaca, pinturas de la Casa de los Vettii en Pompeya (s. I a. C).
También los pintores del Renacimiento trataron el asunto. Así el Maestro de Cassoni (Italia) nos dejó en su Historia de Teseo (h. 1510) todo un panel dedicado a él en el que podemos observar: la recepción del toro blanco por Minos (arriba a la derecha) y su renuncia a sacrificarlo (abajo a la izquierda), el momento en que Posidón enloquece a la reina (en el centro) o cómo ésta requiere al animal (primer plano). La obra se conserva en el Museo del Petit Palais de Avignon.


Rinaldo Mantovano, siguiendo un dibujo de su maestro Giulio Romano, pintó al fresco en el Palacio del Té de Mantua (h. 1525) el momento en que Dédalo introducía a Pasífae en la vaca de madera.


Más recientemente, el pintor simbolista francés Jean Gustave Moreau (1826-1898) ha reflejado también en multitud de dibujos y pinturas la pasión de Pasífae.

Pasífae y el toro, Jean Gustave Moreau (1876), Museo Gustave Moreau, Paris

Pasífae, Jean Gustave Moreau, Museo Gustave Moreau, Paris

Pasífae, Jean Gustave Moreau, Museo Gustave Moreau, Paris
Picasso, Matisse, Masson, Pollock y muchos otros artistas contemporáneos se han sentido subyugados también por el tema.

Pasiphae, Pablo Picasso

Pasiphae, André Masson (1937)

Pasiphaë
Pasiphae, Jackson Pollock (1943), The Metropolitan Museum of Art, New York

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...